Como lo prometido es deuda, aquí está la segunda parte de mi entrada sobre los canales digitales y su papel en la comunicación interna.

Recapitulemos: Anteriormente habíamos analizado cómo la intranet evita la impresión de documentos, el uso de espacios físicos de almacenamiento e, incluso, reuniones, al permitirle a los empleados trabajar de forma remota y llevar una trazabilidad de los procesos.

Asimismo, abordamos los newsletters y descubrimos todas las ventajas que tienen sobre las tradicionales carteleras de comunicaciones.

En esta oportunidad quisiera hablar sobre 3 canales más que, aunque tal vez no tengan un par en la comunicación tradicional, si pueden jugar un papel importante en la transformación de la cultura organizacional de las empresas.

Blogs corporativos

• Apuntarle a ser referentes en temas relacionados a su industria, productos o servicios.

• Ganar posicionamiento en motores de búsqueda.

• Conseguir ‘leads’ en el marco de una estrategia de Inbound Marketing.

• Fortalecer el relacionamiento con clientes y futuros clientes al ser capaces de proveer información de valor que aporte a sus vidas o a sus negocios.

• Incentivar el sentido de pertenencia de los colaboradores al ser un medio colaborativo en el que todos pueden participar desde su profesión y rol en la compañía.

Con la llegada del mundo digital, la comunicación entre las empresas y su público objetivo se volvió bidireccional. Por medio de plataformas como los blogs y las redes sociales, ahora los usuarios pueden interpelar públicamente a quien quieran a la distancia de un clic.

tono de comunicación más relajado y no deben usarse como un canal para hacer PR, ventas o publicidad.

Para que funcione, debe enfocarse 100% en demostrar que es un duro en lo que hace y en ofrecer información valiosa a su público.

Squarespace, una empresa de desarrollo y diseño web que demuestra su ‘expertise’ no solo por medio de los contenidos de su blog, sino del diseño del mismo. Con un concepto minimalista soportado sobre su propia tecnología, esta compañía demuestra con acciones que son idóneos para la construcción de páginas web.

Redes sociales

Varias compañías han migrado el concepto de las redes sociales a las empresas para así facilitar el flujo de trabajo y la comunicación. Dos plataformas en particular me llaman mucho la atención:

Slack:

Esta compañía es una abanderada del “trabajo en equipo para el siglo XXI”, por lo que su promesa es ser un centralizador de absolutamente todas las comunicaciones. Dentro de sus características, es posible:

-Organizar conversaciones grupales en canales abiertos para la gestión de proyectos, temas específicos y equipos. Asimismo, es posible establecer canales cerrados para información confidencial.

– El envío de mensajes directos para individuos y grupos.

– Llamadas y video-llamadas

– Intercambio y almacenamiento de archivos en cualquier formato.

– Sincronización con otras aplicaciones como Google Drive, Dropbox y Box.

– 100% responsive

Salesforce Chatter

La promesa de esta compañía es poner en contacto a cada empleado con los archivos, los datos y los expertos que necesite, donde quiera que esté y en cualquier momento.” Partiendo de esto, podemos decir que es una plataforma colaborativa en la que se incentiva a los empleados a participar en proyectos, foros, oportunidades de venta e incluso compartir conocimiento en pro de la construcción de empresa.   Esta plataforma también permite la integración con herramientas CRM por lo que también facilita la comunicación con el cliente y el seguimiento remoto a todos los proyectos.  

Gamification

Sin duda, esta es una de las estrategias más innovadoras al romper paradigmas sobre la posibilidad de divertirse mientras se cumple con el deber. Su principal objetivo: incentivar comportamientos.

Según Janaki Kumar ,VP y Jefe del Centro de Diseño y Co-Innovación en Sap Labs, las técnicas de juego en el trabajo en realidad no son una técnica sino una mentalidad. Cuando esta nueva concepción del trabajo se implementa, intrínsecamente se estimulan, entre otros elementos vitales para la cultura organizacional,

• el sentido del logro,

• la competitividad,

• la amistad,

• y el feedback inmediato.

Es importante seleccionar uno, o los que más haya que reforzar, e incorporarlos en un juego con el propósito de alcanzar una audiencia o un objetivo de negocio.

Algunas de las formas de gamification más conocidas son:

Programas de e-learning en el que los colaboradores: adquieren conocimientos para el mejor desempeño de sus labores, se ponen retos, compiten y son premiadas por su rendimiento.

Sistemas de recompensas a quienes tienen que realizar las labores difíciles o repetitivas. Por ejemplo, proveyendo feedback inmediato a los agentes de los call centers y premiando a los que mejor desempeño tengan o más recursivos sean.

Reconocimientos a quienes van más allá de lo que la descripción de su cargo indica. Por ejemplo, Microsoft se dio cuenta de que su sistema operativo Windows tenía ciertos desaciertos lingüísticos en muchos de los idiomas en los que está traducido. A pesar de contar con un equipo profesional para este fin, ellos decidieron retar a sus colaboradores bilingües a corregir el trabajo de los traductores. Por medio de un juego, se le premió a los empleados que más hubieran contribuido a esta tarea.

Estos son tan solo algunos ejemplos pero, en definitiva, es posible crear un juego o una estrategia de acuerdo al ADN de la compañía y sus objetivos de negocio.

Después de analizar estas 5 opciones de canales digitales, ¿cuáles crees que son los que la sacarían del estadio en tu empresa? No es un decisión sencilla, es importante siempre considerar el perfil de los colaboradores y los medios a los que tienen acceso para comunicarse.

Por ejemplo, si en tu compañía la mayoría de los empleados usan un computador en sus labores diarias, entonces emplear canales digitales puede ser una excelente opción. Pero si, por el contrario, tus colaboradores están en una fábrica enfocada principalmente en labores de manufactura, entonces los medios tradicionales impresos pueden ser más efectivos.

Finalmente, recuerda que el eje transversal de cualquier esfuerzo comunicativo que hagas son tus objetivos de negocio. Haz de ellos tu norte y tu fundamento para cualquier decisión o inversión.